6.11.17

Concilio de sombras · V. E. Schwab

Páginas: 476 || Shade of magic #2 || Español || Destino
Han pasado cuatro meses desde que una misteriosa piedra obsidiana cayó en manos de Kell. Cuatro meses desde que Delilah Bard se cruzó en su camino. Cuatro meses desde que el príncipe Rhy fue herido y desde que los nefastos mellizos Dane del Londres Blanco cayeron y que la piedra fue arrojada con el cuerpo agonizante de Holland por el abismo… de regreso al Londres Negro.
Ahora, inquieto tras abandonar su hábito de contrabandista, Kell tiene pesadillas sobre alarmantes eventos mágicos y no puede dejar de pensar en Lila, que despareció por el muelle tal como lo había planeado. Mientras el Londres Rojo se prepara para los Juegos Elementales –una extravagante competencia internacional de magia pensada para entretener a los pueblos y para mantener las buenas relaciones entre los países vecinos–, cierto barco pirata se acerca, trayendo viejos amigos de regreso al puerto.
Y mientras el Londres Rojo está inmerso en el esplendor y las emociones de los Juegos, otro Londres está resurgiendo. El equilibrio de la magia siempre es un peligro y para que una ciudad florezca, otro Londres debe caer…

Si alguna vez escucharon de este mundo, entonces tienen suerte, porque aquí tenemos a los personajes más increíbles y odiosos, los mundos más divertidos y espeluznantes, y los malos mas terribles y reales que les pueden tocar. 

Esta trilogía se ha destacado para mí por la pluma de la autora, que te envuelve, de formas simples a lugares que no conocías. No hay algo intrincado ni pesado, pero tiene algo muuuy complejo. No en la forma que lo escribe, pero si en la forma en que lo imagino.
Son Londres, lo único que se parece en 4 mundos. Uno caído, uno que esta por caer, uno que perdió su magia y uno que es tan rico que da envidia. 
Todos entretejidos, fluidos, que nos son mostrados por Kell, un antari, un mago si se puede decir, que puede manejar la magia de la sangre. Él puede viajar a través de todos los Londres, y con ello, mostrarnos lo diferentes que pueden ser. El Londres que conocemos, o escuchamos porque es antiguo. Y otros Londres, llenos de magia, o sedientos de ella. 

Y entonces, podemos meternos con los personajes. Kell, este personaje que es muy poderoso, pero que es un hombre después de todo. Por lo que es serio, pero tiene errores, ama a su hermano, y odia a quienes lo quieren lastimar. Desea amor de familia, pero no parece conseguirlo, y parece amar a Lila, pero tampoco parece querer admitirlo.
Me gusto muchísimo la evolución de Kell en este libro. El anterior me había gustado, pero ahora me gusta mucho mas. Hizo algo terrible con la piedra, pero eso lo obligo a cambiar. Ato a su hermano a su vida, y esooo es lo que yo quería ver. 
Entonces también tenemos a Rhy, el hermano de Kell, príncipe del Londres rojo. Estoy enamoradísima de él. Cambió. Un poco más oscuro, un poco menos inocente, pero sigue siendo el más divertido de todos estos libros. Sin Rhy, nada hubiera sido lo mismo. Hace reír a Kell, hace que todos quieran acostarse con él.
Sobre todo, cierto pirata que aparece, y que OMG, I FREAKING LUV YOU  Todooo el libro pensando: que se besen! que se acuesten! *Soy una fangirl no atp jaja* Alucard, el pirata genial, que tiene toda la onda, que es raro, misterioso, no sabemos más que su nombre y lo que puede hacer, me encanto. Y tiene contacto con Lila.
Lila, quien conocemos en el primer libro. Y que sigue sin caerme bien. Es demasiado densa, demasiado... FACE PALM for you my friend. Todo lo que hace es para probarse a si misma, y sus ideas no son buenas. Se lo dicen muy seguido, lo que me gusta, pero no puedo identificarme con ella. E incluso me molestaba mientras leía. Algo visceral tiene esta chica contra mí. Lo que me termino gustando. V. E. Schwab tiene algo mágico para hacerme odiar a alguien así y amar a otros de forma tan terrible.

En este libro los tenemos a ellos, moviéndose dentro del Londres Rojo que conocemos un poco más. Y a la vez, hay un Londres que parece estar surgiendo lentamente, pero el equilibrio de la magia parece desaparecer. ¿Qué Londres morirá? parece la pregunta adecuada, y a mí me encanto. 
El final, impresionante. Tiene todo para morderte las uñas y hacerte gritar. Compraría el que sigue ya mismo, si no hubiera pre ordenado la edición coleccionista de Una magia más oscura. Así de mucho me gusta. Aunque este segundo libro no me encanto tanto como el primero, creo que es una trilogía que promete ser perfecta. Solo queda leer el último.

4 comentarios:

  1. Todavía no lo tengo muy claro, parece interesante pero me lo seguiré pensando. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Ame el primer libro y ahora solo espero tener algo de plata para comprarme el segundo. Espero que el "final" del primero logre ser resuelto en el segundo. Aunque sea que den una pista 🙈

    Y con respecto a los personajes... bueno pienso diferente a vos. Ame a Lila, me parecio un excelente personaje que no cae en el cliché. Y Rhy... bueno solo queria que muriera, siempre creyendose seguro y luego se la pasaba llorando. Lo odie y odie mas que Kell lo uniera a su vida. No se lo merece! Jaja

    En fin, veo que el segundo promete mucho. Tendre que ver cuando lo puedo comprar 🙈

    Buena reseña! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visteee??? Por eso lo amo al libro. Es totalmente uno que tiene feelings con los personajes, pero los crea la autora. Es muy raro y muy mágico! Aguante que nos pase!
      Espero que puedas conseguirlo pronto!

      Eliminar
  3. Hola Mica!
    Awwwwwwww me encanta lo que contaste y la idea del mundo mágico que propone la autora. Tengo que leer a esta mujer.
    Me encantó tu fangirleo y que ames a casi todos los personajes menos a la piba, a veces está bueno eso, esa contradicción, pero también se vuelve tedioso por ahí aguantar personajes que nos caen tan mal.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

Deja un mensaje que Mad Hatter se alegrara, pero como hagas spoiler, o spam, mando al gato de Cheshire para que se vengue de alguna forma inexplicable!
Por supuesto, también puedo mandarlo en buenos términos!